Un proverbio Africano dice “Si piensas que eres demasiado pequeño como para hacer una diferencia, es que no has dormido nunca con un mosquito en la habitación”, así es como nos sentíamos el equipo de “Reservoir Dogs” cuando acudimos al último Hackathon de ING que se celebró en Polonia en el mes de mayo. Éramos un equipo de tan solo 5 integrantes (Jorge Pacheco, Jorge Carrillo, Javier Beneito, Merche y David), con una idea transformadora, sin una línea de código desarrollada y con muchas ganas de disfrutar de este fantástico evento. Para algunos era su primer Hackathon y para otros era el tercero, pero daba igual, ya que la ilusión, las ganas de hacerlo bien y de disfrutar con las que íbamos eran las mismas.

El Hackathon es un evento único. 24 horas de diversión en las que convertir una idea en un producto. Parece complicado, ¿verdad?  Pues justamente ese fue el reto que nos hizo sacar lo mejor de nosotros mismos y convertir “Just Buy”, nuestro producto, en una realidad. Fueron 86.400 segundos de duro trabajo, más de 2000 líneas de código, más de 10 versiones distintas de propuestas de presentaciones de nuestro producto…

Enfocamos todo nuestro esfuerzo en cubrir cualquier área en el diseño del producto y todas las habilidades de cada uno de nosotros fueron necesarias. Todo esto para hacer realidad nuestra visión, es decir, cumplir con nuestro lema “where there is a merchant, there is a loan”.

En este proceso pasamos por innumerables sensaciones que cambiaron por momentos. En un Hackathon se puede pasar de la alegría inicial de estar en un evento de este tipo, con colegas de diferentes países y en un ambiente en el que respira inspiración, a una sensación de presión por tener que desarrollar un producto en un tiempo récord. Lo que es indudable es que, este evento produce una sensación de satisfacción y diversión difícilmente alcanzables en un entorno laboral en un espacio de tiempo tan corto. Satisfactorio porque un Hackaton saca lo máximo de ti… te pone contra las cuerdas cada minuto que pasa, luchando contra la presión del reloj, adaptándote al entorno y obligándote a tomar decisiones rápidas. Es nuestro caso, tomamos la decisión de utilizar la herramienta “Powtoon” para crear una animación que reflejase nuestra idea, crear un servidor de mocks ante un periodo de tiempo en el que el entorno no estaba muy estable, adaptaciones continuas del backlog y scope, pair programing en momentos clave, demos cada dos horas,…. Sin duda alguna el esfuerzo fue titánico, pero la satisfacción que produce el ver que tu producto funciona es… ¡INDESCRIPTIBLE!

Por otra parte, pero no menos importante, conoces personas de otros países y, sin darte cuenta, te une más a las personas del equipo, lo que llamaríamos “Team Building”. Esto último se hace más patente el primer día que regresas al trabajo después del Hackathon y te vuelves a encontrar con las personas con las que compartiste esas 24 horas de duro pero divertido trabajo y te das cuenta que tu relación es diferente, mucho más cercana.

Tahir Shah dijo “Con un equipo entusiasmado puedes conseguir casi cualquier cosa”, no podemos estar más de acuerdo con esa frase. Solo nos faltó ganar, que después de lo que vivimos allí y viéndolo con algo de perspectiva, esto no era lo más importante, ya que volvimos felices, unidos y satisfechos por el trabajo realizado, aunque bastante más cansados (más de 24 horas sin dormir, es lo que tiene).

Conclusión: Si quieres una experiencia única, acompáñanos al próximo Hackathon.

PD: Si quieres ver los videos que preparamos, no dudes en acceder a los siguientes enlaces:

https://youtu.be/GgBtoNGhMTk

https://youtu.be/sfX7yQGF204